(Entrevista) Pablo Rabanal: «Emprender implica gestionar mucho caos e incertidumbre»

Pablo Rabanal
CEO / Founder Reclamador.es

Empresas de legaltech. Servicios legales online para ayudar a las personas a defender susderechos de manera sencilla y eficaz. A octubre de 2017 tenemos más de 150.000 clientes y yahemos recuperado €20 millones en los casos resueltos

Actualmente todos te conocemos por ser el CEO / fundador de Reclamador.es, pero cuéntanos, ¿quién es Pablo Rabanal?

Soy un madrileño de 44 años, estudié en el Pilar, luego en Icade (E-2), y tengo dos Master. Uno en Audiovisual Management por la Media Business School (en 1999, programa ya extinguido de la UE), y el Master en Internet Business del ISDI (2011). Además estudié 3 años de teatro porque me atraía la idea de ser actor. Llegué a participar en algún cortometraje, papeles cortitos en series y algún anuncio y aparición de extra en “Airbag”, y poco más.

Dudé entre estudiar empresariales (mi abuelo y mi padre han sido empresarios), psicología o periodismo deportivo. Opté por empresariales por razones pragmáticas a la vez que me formaba para ser actor. Encontré el punto medio en empresas audiovisuales, y mi primera vocación clara fue ser productor de cine. Creía que iba a ser para siempre pero tras 6 años en el sector decidí cambiar de rumbo. Me junté con un amigo de la infancia para emprender. Partimos con la idea de montar torneos de póker cuando todavía no estaban de moda y acabamos lanzando el área de retail de la empresa austriaca bwin desde cero. No me convenció el mundo del juego y tras un par de proyectos que inicié junto a otras personas di con la idea de reclamador, que para mi es un proyecto absolutamente vocacional y de alma en el que estoy plenamente centrado. Intuyo que me quedan años aquí pero no sé lo que deparará el futuro. Si miro mi trayectoria profesional, hay un denominador común que es meterme de lleno en mundos desconocidos para mí (producción de cine, juego, tecnología y derecho….). Esa parte de descubrir cosas nuevas o maneras nuevas de enfocarlas es la que realmente me motiva.

En cuanto a gustos, siempre me ha gustado viajar. Me hice dos interraíles siendo estudiante  y siempre que tengo  oportunidad salgo fuera de España. Me abre mucho la mente. Me encanta también el deporte. Practico baloncesto y boxeo con asiduidad. También el yoga (que no es un deporte) y la meditación forman parte de mi día a día. Mi hermana Ana ha abierto el centro de yoga más grande de España en Madrid (“El Gong”) hace un año y es una maravilla disfrutarlo casi a diario.

Pablo Rabanal - PonteCara

¿Cómo surge la idea de reclamador.es?

Tanto la idea como reclamador.es surgió en 2012. Ante la frustración e impotencia de no poder solventar un problema con una compañía de telefonía, pensé en la idea de unir las facilidades que ofrece Internet para crear un sistema que permitiera hacer reclamaciones de manera sencilla.

Cuéntanos un poco cuál ha sido la trayectoria y en qué punto estáis…

Reclamador.es nació en 2012, y ese mismo año ganó el prestigioso concurso de startups Seedrocket, lo que ha permitido tener acceso a una red de inversores de primer nivel que han provocado un efecto dominó con otros inversores después. En 2017 reclamador.es se proclamó ganadora en South Summit 2017 como mejor servicio de la categoría B2C entre miles de compañías europeas.

Empezamos inicialmente en el sector de reclamaciones aéreas y luego hemos diversificado servicios con reclamaciones bancarias (cláusula suelo, gastos de hipoteca, hipotecas multidivisa…), reclamaciones laborales y reclamaciones por accidentes de tráfico. También nos hemos adentrado en el mercado de las reclamaciones por negligencias sanitarias y de impuestos (plusvalía municipal o IRPF por maternidad).

Nuestro elemento diferenciador frente a los despachos tradicionales es que nosotros nos apoyamos en la tecnología de manera vertebral. Nacimos como compañía digital tecnológica de servicios legales, no como un bufete, y aportamos soluciones de una manera nueva, en ámbitos donde ni siquiera llegan los servicios tradicionales, y de una manera transparente y sencilla.

Gracias a ello, actualmente, hemos gestionado ya 200.000 reclamaciones con 180 millones de euros reclamados. Contamos con más de 130 profesionales que integran un sólido equipo de desarrolladores y abogados, principalmente.

¿Podríamos decir que sabes más de legislación que algunos licenciados en Derecho?

Jaja, me parece decir demasiado. Es verdad que he aprendido muchísimo de derecho estos años, lo entiendo a alto nivel porque es un elemento esencial de nuestro negocio. Si hablo con un no abogado muchas veces piensan que lo soy, si hablo con un abogado en cuanto bajamos al detalle de los artículos de la ley y la jurisprudencia salta a la vista que no lo soy.

Cuando pensamos en un emprendedor, a todos nos viene a la cabeza la típica serie como “Silicon Valley” o “Loaded”. Un rollo super molón, unas oficinas de las que no te quieres ir, aventuras diarias… Pero, ¿cómo es realmente el día a día de una startup?

El día a día es a la vez duro y gratificante. Duro en el sentido de que implica gestionar mucho caos e incertidumbre. En nuestro caso el caos lo vamos ordenando con la experiencia y cada vez lo hacemos mejor. La incertidumbre es más complicada porque dependemos de criterios legales que muchas veces se ciñen más a presiones político-económicas que a la justicia entendida desde el sentido común, y que impactan mucho tanto en la sociedad como en el negocio. Da mucha pena ver cómo funcionan ciertas cosas, entre ellas la falta de foco de la administración en modernizar un sistema de justicia que lo pide a gritos, y que en ciertas áreas como Hacienda sí se ha hecho. Salimos muy mal parados si nos comparamos con otros estados miembros de la UE.

Por otro lado es tremendamente gratificante ver como lo que era una idea va tomando cuerpo, el equipo es cada vez más sólido, los resultados cada vez mejores y hay una conciencia colectiva en todo reclamador de que además de hacer negocios a todos nos motiva ayudar a la gente. La guinda al pastel es el feedback de tus clientes, consigues transformar una mala experiencia en un resarcimiento económico y emocional. A estas alturas de mi vida no entiendo los negocios en los que me quiero involucrar sin un driver emocional detrás.

Muchos se preguntan cómo conseguir ese primer capital para financiar el proyecto. Ahora existen otras vías además del FFF… ¿Cómo lo lograste?

Se podría decir que reclamador.es ha tenido el clásico desarrollo de un buen proyecto. Parte de una pequeña inversión propia y pocos meses después llegaron los primeros inversores y también conseguí financiación pública para reclamador.es. Como decía, para reclamador.es fue muy importante el premio conseguido en el Campus SeedRocket. Obtuvimos un gran reconocimiento profesional que permitió tener acceso a una red de inversores de primer nivel. Hoy los Inversores son emprendedores y business angels, principalmente. reclamador.es tiene en su accionariado al fondo Cabiedes & Partners, Faraday, a Martin Varsavsky (VAS Ventures), y relevantes inversores del mundo online como Francois Derbaix (fundador de Toprural), Yago Arbeloa (presidente de la AIEI), Carlos Blanco (ITnet) o Making Ideas Business (xISDI Venture Club), entre otros. Además, reclamador.es cuenta con financiación de ENISA y EMPRENDETUR (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad).

Reclamador.es - PonteCara

¿En qué momento te das cuenta de que habéis validado el modelo de negocio y que hay que meter más leña al fuego?

El momento real de validación es cuando recibimos el primer pago, nunca me olvidaré. Fue de la compañía polaca Lot Polish.

Fue pequeño pero vino seguido de pagos importantes de Iberia. Antes las señales eran buenas, entendimos la frustración de los clientes tras largos retrasos y los inversores lo entendieron igualmente en Seedrocket porque, como todos, son consumidores.

¿Qué es para ti el éxito?

Creo que el éxito parte de la escucha hacia uno mismo y ser coherente con ello, tanto a nivel personal como profesional. En mi caso es muy importante hacer la vida más fácil a los demás, empezando por mi familia, amigos y empleados, además de nuestros clientes, sin renunciar a ser quien soy. Es más importante, y más difícil, el reconocimiento interno que externo, pero los dos suman. El éxito en definitiva es aceptar las cosas que te va trayendo la vida tratando de contribuir a mejorar el mundo que nos rodea.

¿Qué ha sido lo más difícil de emprender?

Los inicios nunca son fáciles, empiezas únicamente con el apoyo de amigos y familiares y te tienes que mover muy bien para conseguir el apoyo de inversores e instituciones. Además, es fundamental tener un buen producto y aún teniéndolo, luego es complicado saber adaptarte a los factores que no controlas. Un buen producto tiene que responder a una necesidad de la gente, tener un modelo de negocio claro detrás, y ser escalable, como rasgos principales fundamentales. Sin ello, el sueño de emprender se desvanece.

¿Crees que hay un boom y que ahora parece que si no creas tu propio negocio, no molas?

Creo que la crisis económica tan terrible que hemos vivido, sumado a la revolución digital, ha acelerado la consciencia de que hay más opciones que trabajar para una gran corporación o para la administración y que a veces no hay otra alternativa. Más allá de molar o no molar, que personalmente me da igual, hay un cambio de modelo económico y social que todavía está tomando forma y tiene muchas incertidumbres.

¿Ser emprendedor es una alternativa profesional o un estilo de vida?

Ambas. Lo obvio es lo profesional, pero se convierte en algo tan troncal en tu vida que inevitablemente impacta en la manera de vivir y en tus relaciones.

¿Alguien a quien ponerle cara?

Siempre que mi agenda me lo permite me sumo a eventos presenciales, me aportan mucho a nivel personal y creo bastante en la causalidad. Nunca sabes con quién te vas a cruzar y lo que puede o puedes aportar, o el simple placer de conocer gente interesante

El networking, ¿digital o presencial?

Es más eficaz el presencial, sin duda, pero el digital suma mucho. Linkedin es una herramienta fantástica y súper útil, sin ir más lejos.

¿Lo más curioso que te ha pasado haciendo networking?

Era vecino de edificio de oficinas de Javier Andrés, fundador de ticketea, y empecé a hablar con él cuando inicié el proceso para entrar en Endeavor, del que él era miembro. Me mudé por su barrio y cuando comentamos dónde concretamente resulta que era en su mismo portal. No tiene mayor relevancia pero me hizo gracia. Hoy nos llevamos muy bien pero no compartimos ninguna vecindad.

También te puede interesar...

Leave a comment