(Entrevista) Vincent Rosso: «En París ningún Venture Capital quería invertir en el proyecto de BlaBlaCar»

Co-founder & Managing Director Consentio & BlaBlaCar Spain

BlaBlaCar conecta conductores con plazas disponibles con pasajeros que buscan un viaje.

Muchos te conocemos por ser el Cofundador de BlaBlaCar España, pero cuéntanos, ¿quién es Vincent Rosso?

De mayor quería ser inventor… ¡Pero no sabía muy bien de qué! Empecé a programar a los 10 años. A partir de ese momento, siempre me han obsesionado los ordenadores y todo lo que podía hacer con ellos. Y además, también me apasionaban los aviones y todos los temas espaciales.

Finalmente, terminé la carrera de Ingeniero Industrial superior en París, Francia, que complementé con un MSC en una Universidad de la Silicon Valley en EEUU. Desde entonces, hace 25 años que me dedico al mundo tech y digital, y 10 años que soy emprendedor.  

¿Cómo fue el proceso de lanzamiento de BlaBlaCar en España y qué barreras tuvisteis que superar?

Surgió de forma natural. Conocía a Frédéric desde hacia muchos años cuando me habló por primera vez del proyecto. Si bien ahora conocemos la empresa como tal, los inicios de BlaBlaCara fueron muy curiosos. Para que os hagáis una idea, al principio, los viajes se representaban como vuelos porque no existían recursos para plasmarlos en las carreteras.

Poco después de conocer el proyecto, Frédéric me pidió que le ayudará con la traducción de la web al Castellano. Justo en ese momento, yo estaba con el lanzamiento de mi propia startup, pero lo cierto era que el proyecto de BlaBlaCar había madurado mucho y me fascinaba más que el mio propio.

Después de intentarlo con varios VC en París y que le cerraran las puertas porque ninguno quería invertir en el modelo de negocio de BlaBlaCara, Frédéric vino a Madrid para verse con Luis Cabiedes y yo le acompañé a esa reunión.

Nada más salir, le propuse invertir mis ahorros e involucrarme en el proyecto.

Fue entonces cuando empezó la parte más complicada del proyecto, porque en España, la gente no estaba acostumbrada a viajar en coche con personas desconocidas como en el resto de Europa… Y siendo así, entonces, ¿quién iba a contratar el servicio que BlaBlarCara ofrecía?

Parece que últimamente está muy de moda hablar de Growth Hacking pero, ¿qué es realmente?

En mi opinión, el growth hacking consiste en darse a conocer de forma escalable, con todas las herramientas de las que disponemos actualmente, estén o no relacionadas con la tecnología.

¿Cómo conseguimos hacer crecer nuestro negocio generando nuevos leads de una forma más económica y eficiente? Encontrando las palancas de crecimiento y activándolas.

Andrea, cofundadora del evento, te puso cara en un curso de Growth Hacking ¿Nos cuentas algún hack durante la etapa más incipiente de BlaBlaCar?

El hack que encontramos fue con el uso de los post patrocinados de Facebook. Detectamos que podíamos convertir un gran número de usuarios a un coste muy bajo usando textos en las imágenes. Luego Facebook cambió las reglas para limitarlo, es algo que tenían previsto, y nosotros supimos aprovecharlo.

Vincent Rosso #PonteCara

¿Cómo crees que evolucionará la economía colaborativa en los próximos años?

En mi opinión, la economía colaborativa del C2C ha llegado al final de la primera ola en la que se ha conseguido evolucionar algunos modelos económicos vinculados a lo que más impacta a los ciudadanos: su casa y su coche. Dejando a un lado la casa y el coche, muchas iniciativas han visto la luz, pero con un impacto mucho más moderado.

Seguro que la segunda ola de la economía colaborativa llegará en algunos años, quizás década… Pero mientras tanto, en mi opinión es el mundo B2B el que podría verse beneficiado por este cambio de paradigma. En gran parte, es lo que me ha animado a orientar mis siguientes pasos hacía el B2B (ontruck, Consentio, etc.) para buscar y apoyar palancas de eficiencia más disruptivas.

Después de tu etapa en BlaBlaCar emprendiste un nuevo proyecto, y actualmente eres Consejero Delegado y Cofundador de Consentio. Cuéntanos un poco más sobre esta nueva aventura empresarial.

Después de BlaBlaCar tuve la suerte de cruzarme en el camino con Iñigo Juantegui, CEO de ontruck. Al formar parte del grupo de primeros inversores, y como miembro del consejo, he vivido de primera mano las necesidades que el mundo B2B necesitaba en términos de tecnología. Hoy en día, tenemos más tecnología en casa que en el trabajo. Este desfase y mi experiencia en la economía colaborativa me hizo pensar que existe un gran potencial de mejoras que aportar al sector B2B. Pocos meses después, conocí a mi socio Benoit Vandevivere, y a su proyecto Consentio: una plataforma digital para mejorar las transacciones del comercio B2B para el sector de los perecederos, más concreto la fruta y la verdura.

Hemos visto que Vincent Rosso, también es inversor, y que has participado en startups como SocialCar, GOI o Micocar. ¿Cuál es el rol de un inversor o business angel dentro de una startup?

Sobre esa misma pregunta se puede escuchar muchas respuestas diferentes, y creo que es un tema muy personal. En mi caso, veía lógico compartir mi experiencia pasada y parte de mi capital, apoyando a nuevos emprendimientos. Tuve la posibilidad de montar un vehículo con el Fondo Europeo de Inversión (FEI). Para mí, el rol de Business Angel, es fundamental para el ecosistema de startups, permite aportar algo de capital . Un buen inversor no tiene que ser un buen emprendedor, pero en mi caso ambos mundos me ayudan a entender mejor las oportunidades, y quizás a tomar mejores decisiones. Una vez más, es un tema muy personal.

Cuáles son los puntos que más valora un inversor en un pitch y qué le lleva a decidir invertir?

En las fases iniciales dónde suelo entrar, es clave identificar al equipo ganador. No sigo un proceso académico en mis decisiones y por eso no creo en el pitch perfecto, sino en un proyecto que tenga buena base y un equipo sólido. Estoy bastante abierto a la mayoría de los sectores.

¿Qué consejo le darías a alguien que está buscando financiación para su startup?

Buscar financiación con una buena base: un buen equipo y un producto en fase de desarrollo con diferente validación del mercado, con buena visión. A partir de aquí, multiplicar las aproximaciones a diferentes inversores que puedan tener interés en apoyar el proyecto. Y sobre todo, hacerlo con tiempo, porque se tarada meses en conseguir que alguien invierta.

Si tuvieses que elegir Vincent, ¿emprender o invertir?

Emprender sin ninguna duda.

¿Alguien a quien ponerle cara?

Cristobal Viedma (CEO de Lingokids)

El networking, ¿digital o presencial?

Presencia, sin duda.

¿Lo más curioso que te ha pasado haciendo networking?

También te puede interesar...

Leave a comment