Storytelling para encontrar trabajo: Marie Kondo y el orden de las cosas

Aprende a organizar tu historia para ponerte en el escaparate de tu sector.

Quieres potenciar tu marca personal y ofrecerte al mundo como profesional. O quizá lo que quieres es hacerte un vídeo currículum para encontrar trabajo.

Además se te da bien escribir. O al menos lo intentas porque te gusta. Tienes cantidad de ideas que te gustaría transmitir pero a veces no sabes por dónde empezar ni cómo estructurarlas. Al final, acabas escribiendo tanta literatura que el mensaje principal no se entiende.

Eso suele pasar porque a veces nos basamos más en la forma que en el mensaje en sí. Pero que el mensaje llegue a la audiencia es fundamental si quieres que te tengan en cuenta. Emisor – mensaje – receptor.

Storytelling PonteCara

¿Qué tiene que ver Marie Kondo con el Storytelling?

A estas alturas, conocerás a esta japonesa con casi 4 millones de libros vendidos sobre un método revolucionario, llamado “Konmari” (imagina de donde sale el nombre), de organización en el hogar. Su éxito ha venido gracias a crear un sistema para ordenar cosas con un objetivo (ahorrar espacio, tener la ropa más a mano, ser feliz…).

Y eso es, al fin y al cabo, lo que vengo a proponer hoy, pero desde la perspectiva del storytelling: aprender a trabajar, a estructurar un mensaje para que cumpla un objetivo. En este caso veremos un ejemplo de cómo darse a conocer como profesional con el fin de encontrar trabajo. Mostrando lo que eres a través de una historia.

¿Qué debe cumplir mi storytelling?

Escribir historias bonitas está bien. Hay quien escribe porque le apetece, porque así se libera. Y eso está bien. Pero no estamos aquí para escribir microcuentos, haikus o relatos. A veces, lo único que valoramos es la literatura, es decir, si las palabras que se usan son más o menos bonitas. Sin embargo, el storytelling va más allá, ya que, si quieres escribir una buena historia sobre ti, deberías ser fiel a las funciones que cumple:

  1. Función poética: Se refiere a la estética, a la forma del relato. Por supuesto que hay que cuidar las palabras, la sintaxis y la ortografía, pero esto atiende sólo a una de las tres funciones.
  2. Función fática: Crear un vínculo. Esta es la clave. El storytelling trata de mover emociones en la audiencia. Haz que tu historia importe y conmueva a tu espectador o lector, toca algún “punto de dolor” (preocupaciones o deseos de tu audiencia) que se resuelva gracias a contar contigo para un proyecto. Tócale la fibra sensible.
  3. Función conativa: Lo hemos dicho. El fin es escribir para conseguir un objetivo. Es por ello que debemos tener en cuenta que el resultado de lo que escribamos debe influenciar al interlocutor y guiar su reacción (o, al menos, intentarlo).
Storytelling PonteCara

Estructura para organizar tu historia

Te recomiendo usar una estructura clásica de storytelling narrativo para organizar tu historia, por ejemplo, la estructura en 3 actos. De esta manera, respondiendo a unas preguntas básicas, tendrás el esqueleto sobre el que montar tu relato.

El storytelling es flexible. Pero existe una serie de estructuras que nos ayudan a la hora de construir un relato (3 actos, 5 actos, el viaje del héroe…). Vamos a ver, mediante un ejemplo práctico, cómo usar la estructura de 3 actos para nuestro storytelling profesional con el objetivo de encontrar empleo o proyectos en los que colaborar.

¿Cómo hacerlo?

Para Marie Kondo es importante dividir el trabajo por tandas y por categorías. Si quieres conseguir una historia sólida, te planteo seguir dos pasos:

  1. Elegir una estructura de storytelling en la que se incluya una serie de preguntas que nos servirán de base para transmitir nuestro mensaje.
  2. Incluir sobre ella “literatura”, es decir, rellenar con la información necesaria para cumplir con las funciones poética, conativa y fática.

Si pensabas que el storytelling va de escribir lo que te salga en cada momento, cometes una grave equivocación.

Igual que cuando organizas un armario, el resultado dependerá de tu estado de ánimo, de tu energía o de tu inspiración. Los grandes guionistas siguen estructuras más que estudiadas. Los grandes autores organizan sus escritos después de escribir cientos de páginas. Por algo son grandes. Escribir es reescribir. No se trata de tener un don (que algunos lo tendrán), se trata de ser disciplinados. La disciplina es la clave para convertir UNA historia en LA historia.

Nota importante: lo que se pretende en este artículo es ilustrar de forma sencilla cómo aplicar una estructura, no sentar cátedra del storytelling perfecto. Se trata de un ejemplo simple perfectamente aplicable, no de una estructura mágica y absoluta. Existen mil formas de hacerlo, de redactar, de objetivos a perseguir, de tonos de comunicación, de técnicas narrativas y persuasivas que te recomiendo explorar a base de escribir mucho.

Dicho esto, propongo la siguiente estructura como base.

  1. Introducción/Planteamiento:
    1. Motivo del mensaje.
    2. Quién lanza el mensaje
  2. Nudo/Confrontación
    1. Qué y Cómo hacemos
    2. A quién nos enfrentamos / qué problemas resolvemos
    3. Por qué lo anterior es cierto (reason why)
  3. Desenlace / Resolución
    1. Clímax, solución. Lo que ocurre si se cumple lo anterior.
    2. Conclusiones, preguntas, llamada a la acción…

Caso práctico de Storytelling para encontrar empleo:

Siguiendo la estructura y preguntas anteriores, pongámonos en el caso de una profesional gestora de cuentas de clientes que cuenta sus virtudes de forma atractiva y ordenada (función poética), apelando a los beneficios de la empresa que le contrate (función fática) y convenciendo a un posible contratador para ser contratada (función conativa):

Introducción/Planteamiento:

Quizá no me estés buscando a mí como persona pero sí a los números, objetivos y eficiente gestión que he conseguido en otras empresas. ¿No suena bien? Pues imagina esto aplicado a tu negocio.

Hola, mi nombre es Sonia y soy la gestora de cuentas y proyectos que tu empresa está buscando.

Nudo/Confrontación

Para que puedas hacerte una idea de forma rápida sobre mí, te diría que soy un híbrido entre Excel, Powerpoint y un CRM. ¿Por qué? Porque soy una persona muy estructurada, me gusta el orden y el control de todos los detalles; porque cuido la imagen de la empresa a través de mis presentaciones e informes; y porque los clientes siempre me transmiten que les doy confianza, seguridad y atención. Mucha atención.

Calidad de servicio no es lo que tú das, es lo que el cliente recibe”. Yo también pienso como Peter Drucker, y de eso es de lo que me encargo. A veces nos centramos tanto en nuestros servicios o nuestra empresa que no escuchamos si los clientes están recibiendo todo el valor que podemos darle. Fidelizar para que te compren más, mejor y durante más tiempo.

En resumen, soy el nexo entre tus clientes y tu (mi) empresa. La voz que les calma y les anima a continuar trabajando contigo (nosotros).

Desenlace / Resolución

Esto es lo que he hecho muchos años y ahora quiero continuar haciendo si me das la oportunidad.

Si buscas a alguien que se encargue de mimar a tus clientes, de presentarle nuevos servicios, de mejorar la comunicación de tu empresa, de visitarlos y hacer un seguimiento exhaustivo, soy la profesional que buscas.

Si tienes tantas ganas como yo de conocernos y poder trabajar juntos, escríbeme por privado o llámame al 600 000 000. ¡Estoy 100% disponible para tu empresa!

¿Te ha gustado? ¡Te reto a aplicar estos consejos y que me cuentes tu experiencia en los comentarios (sobre storytelling, no sobre cómo ordenas la ropa, claro)!

Seguiré escribiendo sobre otras recomendaciones y formatos en siguientes artículos. Si te interesa, ¡no te pierdas las próximas entregas!

Mientras, te dejo con mi artículo sobre «Storytelling para presentaciones».

También te puede interesar...

Leave a comment